Descubriendo los secretos del Centro Histórico de la Ciudad de México

¿Conoces el Templo de Santa Inés? es la santa patrona de los pintores, en este escondite del tiempo se encuentra sepultado Miguel Cabrera, el célebre pintor novohispano, originario de San Miguel Tlalixtac (hoy, de Cabrera), Oaxaca, quien fue uno de los máximos exponentes de la pintura barroca del virreinato, a él debemos el más célebre retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, y un sinfin de representaciones de la Virgen Maria en sus diferentes advocaciones.

Increíble que sus restos descansen en el ombligo de la Ciudad de México ¿no?

DSC_0039

 

El templo de Santa Inés está situado sobre la Calle de Moneda, es de los pocos que conservan sus puertas originales, labradas por los ebanistas de la época, el cual era por cierto, otro gremio.

DSC_0033

A muy pocos pasos, y abriéndonos camino entre la multitud de comerciantes que los domingos inundan la zona de colorido y bullicio de ofertas, llegamos al Barrio de la Merced, para admirar la Iglesia de la Santísima Trinidad, sede de varias cofradías e incluso una archicofradía, ¿archicofradía? sí, es un término usado para referirse a las que agrupaban hermandades o tenían tratamientos especiales.

Quedamos admirados con su belleza.

 

DSC_0044
Detalles de la portada del templo de la Santísima Trinidad en la Ciudad de México

 

La ciudad tiene muchos secretos por contarnos, para escucharla solo necesitamos caminar por sus recovecos, barrios, callejones, adentrarnos en una caminata que nos permita olvidarnos del ruido, de la prisa cotidiana y de la fatiga que a menudo representa vivir en una ciudad de millones de habitantes.

Ven a caminar con nosotros, te garantizamos una experiencia única, descrubriéndonos en las voces de nuestro pasado.

¿te animas?

 

Advertisements

Por las Cantinas Históricas del Centro de la Ciudad de México

Hicimos un recorrido totalmente diferente, el Dr. Othón nos llevó a visitar las cantinas con mayor historia y tradición en la Ciudad de México.

El punto de reunión fue el corazón del zócalo, donde platicamos sobre la importancia que las cantinas tuvieron como espacio de reunión y de vitalidad de esta zona de la ciudad.

Así, caminamos bordeando el Colegio Nacional, mientras observamos las ventanas históricas que permiten un vistazo subterráneo al basamento piramidal adjunto al Templo Mayor, así como al sistema de tubería porfiriana incrustado entre la edificación.

This slideshow requires JavaScript.

Así, llegamos hacia donde intersectan las calles de República de Argentina y Luis González Obregón, uno de los puntos de reunión más memorables del centro de la ciudad de México, el Salón España, una cantina que sabe atender a los parroquianos, con una barra muy surtida; las paredes del lugar acumulan una gran cantidad de motivos del cine mexicano, fotografías antiguas en un ambiente que combina la sensación del juego de dominó con el placer de la charla cantinera.

This slideshow requires JavaScript.

 

No hay restricciones para disfrutar de este lugar, y con un poco de suerte, puede saludar a grandes intelectuales que acuden ocasionalmente a esta cantina, que no ha perdido su función histórica, ser un punto de encuentro para la reflexión y la convivencia social.

 

¿Te gustaría hacer este recorrido histórico con nosotros? Escríbenos